Subastas hacienda

subastas hacienda¿Cómo recupera Hacienda la deuda que se le tiene que pagar?

La Hacienda pública (que consiste en un conjunto de derechos y obligaciones de índole económica, cuya titularidad corresponde a la Agencia Tributaria- A.E.A.T.-, en el caso de España) ha de recuperar las deudas que se generan debido al impago por parte de los contribuyentes. Uno de los métodos de recuperar esas deudas es la subasta pública. Es de tipo administrativo, y consiste en venta de bienes al mejor precio. Los bienes pueden ser de cualquier tipo, tanto muebles como inmuebles. Dichos bienes, que previamente han sido embargados, están enumerados en una lista elaborada por la Administración en cuestión, que se hace pública. En la lista están enumerados los bienes sacados en subasta junto con sus características; así como el lugar, día y hora de celebración de la subasta.

Personas que pueden participar en la subasta:

En la subasta pública pueden participar todas las personas que están capacitadas, es decir, que tengan capacidad de obrar para poder realizar cualquier tipo de contrato, y que no cuente con impedimento legal. El deudor no puede participar por sí mismo, sin embargo puede delegar en otra persona para que le represente. Con esto, nos damos cuenta de que asimismo los representantes mediante poder legal pueden participar en las subastas en Hacienda.

Importante a saber:

Antes de participar en cualquier subasta, o mejor dicho antes de licitar, es recomendable, una vez identificado el objeto en subasta que cumple las características que le interesa, verificar si dicho bien cuenta con cargas[1]. Habitualmente dichas cargas se restan del valor de tasación del bien, pudiéndose así fijar el precio del tipo de subasta.

Esto es importante porque el comprador (adjudicatario) corre con los gastos que deben de pagarse; en consecuencia, ha de pagar, además, del precio del bien adjudicado, los cargos anteriores y preferentes de dicho bien, dado que dichas cargas son las que provoca la celebración de la subasta. Así, sabrá de “ante mano” el posible importe que ha de satisfacer, si haya conseguido que se adjudicase el bien a su favor.

Modos de celebración de la subasta:

La subasta enHaciendase puede realizar tanto de manera presencial como online. ¿Cuál es la más indicada? Esto depende en función de cada persona interesada y de los requisitos que se deben cumplir en cada caso, que normalmente son las mismas, con excepción en el caso de la subasta online donde es necesario un certificado de usuario expedido por un organismo autorizado. Pero antes de hablar sobre los modos de subasta, es importante saber cuáles son los requisitos que hay que cumplir para poder participar en una subasta de la Hacienda. Con carácter general estos requisitos son:

  • El Documento Nacional de Identificación; Si se trata de un representante ha de presentar los poderes legales que le permite actuar en nombre de tercero.
  • Hay que hacer un depósito sobre el tipo de subasta; dicho depósito en la subasta en Hacienda se realiza mediante cheque bancario y se presenta en el mismo Organismo; El depósito constituido deberá ser el 20% (al menos) del tipo en primera licitación del lote.

En el caso de la celebración de la subasta online, se ha de cumplir los siguientes requisitos, además de los mencionados arriba:

  • Tener Numero de Identificación Fiscal (NIF)
  • Certificado de usuario expedido por autoridad competente
  • Tener cuenta abierta en un Banco adherido al procedimiento de enajenación, para la constitución de los depósitos telemáticos.

La subasta de forma presencial:

Los interesados deben estar presentes en el lugar, día y hora convocada para dicha subasta. El acto es iniciado por el Presidente de la Mesa donde lea la relación de lotes y las condiciones de dicho acto. A instancia del Presidente, los interesados se acercan a la Mesa para presentar los depósitos y acreditarse como licitadores. Una vez acreditados como licitadores, los interesados recibirán un número que les permitirá efectuar las pujas. Concluida la acreditación, el Presidente inicia la subasta empezando por el primer lote para el que se hayan acreditado licitadores. Para pujar es necesario y suficiente que el licitador levante la mano con la cartulina con número asignado. Es importante que en el momento de inicio de la puja del lote que le interese levante la mano con la cartulina, manifestando así que dispone del dinero suficiente para participar en la puja;(si no lo hace no se le adjudicará el bien, aunque sea el único licitador). La adjudicación se realiza a favor del mejor postor.

La subasta online:

Además de los requisitos arriba mencionados, para que una persona sea acreditada como licitador en Internet, una vez seleccionado el lote sobre el que se pretende licitar, ha de introducir el número de referencia completo (NRC) del depósito previamente constituido. Las subastas online se celebran al mismo tiempo que las subastas presenciales. Por tanto las condiciones son las mismas. No obstante, en la subasta online se puede optar entre “puja automática” que no requiere que el interesado sea conectado en ese momento con su certificado de usuario, o en caso contrario es necesario que el interesado esté conectado a Internet en el momento de la celebración de la subasta con su certificado de usuario y pujar en un tiempo de 2 minutos. Si varios licitadores efectuaran al mismo tiempo varias pujas por el mismo importe, sólo se aceptará la primera puja que se reciba, con independencia de que esa puja se haya realizado por Internet o en la sala. Lo demás se rechazará; si su puja ha sido rechazada y quiere mejorar la puja que se le ha anticipado, ha de volver a pujar.

Si resulta adjudicatario, el depósito será retenido para su ingreso en el Tesoro en concepto de pago a cuenta del precio de remate; si, por el contrario no resultará adjudicatario se le devolverá el depósito realizado, a no ser que le quiere utilizar para otro lote. Como adjudicatario, deberá abonar en el plazo de 15 días el remate.

 


[1] Para averiguar si existen dichas cargas usted puede: en primer lugar ver si están publicadas por el organismo que realiza la subasta, los correspondientes  al bien que le interese; en segundo lugar, a falta de su publicación podrá solicitarlo al organismo en cuestión, o en defecto puede acudir al Registro correspondiente. Es muy importante que se asegure y se informe sobre todos los cargos posibles acudiendo a los Registros en cuestión, o mediante otros medios, porque se puede dar la circunstancia de que no exista constancia sobre los mismos en los Registros.

Por el 25-01-2013 Categoria: Subastas hacienda

Comparte este artículo...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

0 comentarios